jueves, 20 de abril de 2017

War for the Planet of the Apes (2017)

Antes de hacer una crítica a esta enésima precuela de Planet of the Ape, es necesario mencionar que la película original (1968) no es una adaptación completamente fiel de la novela de Pierre Boulle: en la novela el planeta de los simios se llama Soror y el planeta de la película original es la tierra (la estatua de New York lo confirma en el final). Partiendo de esa premisa, vemos que a pesar que la película tiene una gran influencia de la novela es, a la larga, sumamente distinta. 

Ahora es necesario hacer un paréntesis y comparación a cada saga: la saga original en la película Conquest of the Planet of the Apes, nos introducen a Cesar que es el hijo de Zira y su esposo científico simio; en la primera película de la nueva saga (Rise of the Planet of the Apes) nos muestran que científicos con el afán de crear una cura para el alzheimer experimentan con un simio llamado Cesar obteniendo resultados increíbles y descubriendo que su inteligencia a aumentado de una manera sorprendente. 

La principal hipótesis del nuevo estado del planeta Tierra y de la raza humana en la saga original era que hubo una tercera guerra mundial con armas nucleares que extinguieron la raza humana, los pocos sobrevivientes que mutaron debido a la radiación de las explosiones se aislaron y otros en cambio se reprodujeron en la superficie, sin acceso a la educación, originando una nueva raza humana salvaje. Nunca explicaron por qué los simios evolucionaron, se hicieron más inteligentes y fueron la raza predominante pero más que tomarlo de una manera literal, resulta ser una representación de la actualidad: donde los que nos gobiernan no son los más aptos o más inteligentes, donde hay una involución producida por los gobiernos con el afán de idiotizar a la población, los monos son los presidentes de ahora y los humanos son las personas que estamos siendo dominados por incompetentes. En cambio, en esta nueva saga nos dan a entender que la inteligencia de los monos es producida por un experimento científico que sin querer les dio sabiduría y para la humanidad nos volvieron irracionales. Toda esa partida intelectual lleno de simbolismos es llevada a algo tan literal que no resulta ser más que una serie de películas de Ciencia Ficción, Acción y hasta Comedia, tirando al tacho una premisa fenomenal.

Ahora que ya está explicado el por qué esta película de esta nueva saga no es ni la precuela de la saga original y película protagonizada por Charlton Heston ni tampoco ni mucho menos de la novela es necesario mencionar lo siguiente: las escenas de acción, los efectos visuales y sonoros y el guion en sí resultaron ser más de lo mismo, un espectáculo solo para el entretenimiento pero no para pensar ni ponernos en supuestos. Hollywood en estado puro y un blockbuster que de seguro romperá taquillas pero será una sombra más de la obra maestra original y que no tiene relación alguna. Pareciera que aquel virus además de producir inteligencia y sabiduría en los simios, crea en ellos almas, para que estos conozcan del perdón, el rencor, el amor y no sean unas simples máquinas con inteligencia artificial pero incapaces de tener emociones y sentimientos.

miércoles, 19 de abril de 2017

Gifted (2017)

Gifted o “Un don excepcional” (Latinoamérica) es un correcto blockbuster, un drama sólido que no pretende robarnos lágrimas de una manera sencilla, más bien te hace reflexionar y ponerte en el lugar de los personajes. De ninguna manera es la mejor película de su director, Marc Webb, ya que es imposible que pueda superar a la mítica comedia romántica 500 days of Summer, pero es probable que sea la mejor con respecto a su elenco: un Chris Evans que nunca se pudo desprender del personaje de Captain America, aquí nos sorprende como protagonista y su performance es más que decente; Lindsay Duncan que tuvo papeles intrascendentes en películas, después de aquel personaje de Servilia en la espectacular serie Rome, este sea el papel más recordado en su paso en el cine; y por último y no menos importante, Mckenna Grace, aquella niña totalmente desconocida que fue imposible no agarrarle cariño en su personaje de niña prodigio, realmente demostró que tiene un futuro prometedor.

martes, 18 de abril de 2017

Galaxy of Horrors (2017)

¡Carajo! Estoy confundido. Aunque a priori es una mala película de episodios tipo VHS, lo original de sus escenas e historias resultan hasta hipnóticos. Es casi imposible dejar de ver cada loco episodio y no compartir el triste destino de aquel personaje que es obligado a ver todos los episodios hasta que adivine la clave para liberarse. A comparación de él, nosotros no lo vemos por obligación, ¿o sí? 

Los episodios son bizarros y hasta perturbadores. Aquella loca combinación de Terror, Ciencia Ficción y Thriller es un puto éxito, si la idea del director era martirizar al público, lo ha conseguido rotundamente. Dudo mucho que haya alguien que haya sido indiferente a su visionado, solo un loco o un mentiroso podría decir que es una película del montón.

Esta cinta canadiense se las trae y quien sabe, alguno de los directores de estos capítulos se conviertan en los futuros maestros del Terror. Película de culto desde ya, sin duda, estamos ante el Creepshow del nuevo milenio.

lunes, 17 de abril de 2017

2:22 (2017)

Ninguna nominacion al Oscar.

Pretenciosa a más no poder. Paul Currie en su intento de hacer una obra maestra, forzó todos los sucesos, todas las escenas, para dar a entender algo que a mitad de la película ya era previsible. A pesar de eso la película se deja ver y resulta al menos entretenida. La pareja de protagonistas hicieron lo suyo, el ex mercenario de los segundos hijos de Game of Thrones: Michiel Huisman y una desconocida rubia llamada Teresa Palmer. La escena del ballet espacial fue estupenda.

Por cierto y para terminar, aquella escena en que los aviones iban a chocar, así el otro haya pasado cinco o diez segundos antes, el resultado iba a ser el mismo, con la extrema velocidad del avión que estaba partiendo, el otro iba a salir volando literalmente, pero bueno… no se les puede pedir mucho a ese tipo de películas, ¿no?

domingo, 16 de abril de 2017

We Need to Talk About Kevin (2011)

Ninguna nominacion al Oscar.

Insufrible intento de película donde el argumento no es creíble en lo absoluto, los personajes son tan aborrecibles como caricaturescos y el estilo de planos lentos son tan explotados que parece que la directora optó por estos solo por tener un estilo de cine independiente y no porque había lugar en las escenas. 

Comencemos por partes, estimados cultos lectores, aquel argumento de niño endemoniado y padres estúpidamente sumisos que no atinan una sola acción de buena crianza es inverosímil. Nunca se muestra la razón del por qué aquel niño es así, por qué nace malvado, ni si quiera la crianza por sus padres es un buen motivo, que por cierto, es imposible que nadie pierda los papeles y le de unos buenos golpes para que aprende aquel hijo de la gran puta. Por otro lado, hay que ser jodidamente idiotas para enseñar a alguien usar armas peligrosas como juego, dándote cuenta que aquella persona no es cuerdo y así lo sea no es nada recomendable, es como tener un arma en casa, cada persona tiene sus cinco minutos de locura, ahora con alguien que tiene problemas mentales, ni hablar.

Los personajes, bueno ya lo comenté anteriormente, no son nada convincentes. Punto y aparte, los actores hicieron un trabajo estupendo, no teniendo la culpa de aquel guion tan deleznable. Y por último, los planos lentos no aportaban nada a la trama y era un martirio para el espectador. La duración de esta mierda aunque en números no es mucha, los planos innecesariamente lentos y escenas repetitivas lo hace insufrible. En verdad desde la primera media hora ya se sabía el desenlace de esta cagada.

sábado, 15 de abril de 2017

Wonder Woman (2017)

Antes que nada déjenme confesarles que es sumamente difícil hacer una crítica sensata de Wonder Woman por un sinnúmero de razones que se los iré explicando en las siguientes líneas: Primero, es necesario mencionar que no es ninguna obra maestra, ni por asomo, no es nada como la vendieron algunos críticos especializados en cine, no es ningún homenaje a las mujeres ni tampoco algo que roza la verdad –por favor, es una película que se basa en un cómic, ¿acaso algún súper héroe luchó en alguna de las dos guerras mundiales?, ¡joder!, no revienten las bolas con esas estupideces–, pero es innegable decir que es una buena película que a pesar de su extensa duración (141 minutos) nunca aburrió, tuvo escenas increíbles que causaban diversas emociones al espectador y sobretodo fue un decente mix de la realidad (pasado) y lo ficticio de las historietas, sí, lo sé, esto parecía una propaganda mostrándonos a los alemanes como seres desalmados y a los ingleses y norteamericanos como seres en búsqueda de la justicia, ¿pero acaso aquella heroína no fue creada originalmente como un símbolo norteamericano que vestía un calzón de la bandera de ese país? ¿Acaso en ese tipo de películas no es común que no haya algo gris y solo se vea lo bueno y lo malo? ¿Acaso después de todo el espía no confesa que también ellos tenían algo de malo y eso lo comprendió la heroína dándose cuenta de la naturaleza humana? Por otro lado, aunque sobrevaloraron la belleza de Gal Gadot –realmente hay infinidades de actrices que son mil veces más hermosas en rostro y tienen un mejor cuerpo–, aquella simpatía que mostró hizo que el espectador se quede encandilado con el personaje y por la misma actriz, excelente trabajo por parte de la israelí. Y para terminar, hasta ahora es la mejor película del Universo DC: superior al infumable Batman v. Superman: Dawn of Justice, al indescriptible Man of Steel y a la irregular Suicide Squad.

viernes, 14 de abril de 2017

Street Fighter: Assassin's Fist (2014)

A lo largo de la historia del cine se han llevado a la pantalla grande algunos animes y videojuegos pero casi siempre estos han resultado ser un infumable y terrible bodrio. Street Fighter no ha sido la excepción teniendo dos entregas realmente lamentables como la versión de 1994 y la del 2009 (The Legend of Chun-Li). 

Joey Ansah en un valiente intento decide trasladar la historia del popular videojuego a una serie televisiva donde solo se iba a mostrar el entrenamiento de Ryu y Ken, además del origen de Akuma. El resultado es loable y sin ser una obra maestra, es la adaptación más fiel y decente que existe. Los efectos visuales estuvieron a la altura, las coreografías de las peleas muy bien realizadas y el elenco aparte de contar con actores muy parecidos a los personajes, hicieron un performance más que aceptable.