jueves, 4 de mayo de 2017

The Sea of Trees (2015)

Ninguna nominacion al Oscar.

Es entendible que luego de su visionado se puede llegar a la conclusión que en esta película no hay términos medios, o bien te puede parecer interesante o aburrido. Una de las pruebas de lo ya dicho son las duras críticas que recibió Gus Van Sant durante el estreno en Cannes en el 2015. Particularmente considero que es una buena película después de todo, a pesar del lento desarrollo de la trama, la película va de menos a más, con un final conmovedor luego de haber caminado junto al protagonista entre tanta oscuridad. 

La película no trata sobre el bosque Aokigahara (que es cierto y en realidad si existe), ni tampoco es un sucio y barato melodrama de autoayuda, si no es algo más que eso, es un largo camino de expiación y una muestra que si existen las segundas oportunidades. La depresión y el suicido solo fueron temas secundarios y medios para presentarnos una historia desgarradora y esperanzadora. Si alguna vez te ha pasado la remota idea de terminar con tu vida, te recomiendo ver esta película y luego evalúes lo que has pensado.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Tras el cristal (1987)

Ninguna nominacion al Oscar.

El director aprovechándose de la evocación de uno de los momentos más imperdonables y deleznables de la humanidad: el nazismo, nos regala una obra tan cruda y vomitiva, una enfermiza película no apta para cualquier persona, no solo por su ritmo sumamente lento sino también por sus escenas de tortura que son capaces de herir la susceptibilidad de hasta el más valiente. Esta película es un excelente ejemplo que la realidad puede superar a la ficción: los innumerables monstruos, fantasmas y slasher son un juego de niños comparados con la maldad humana. 

Esta nada esperanzadora obra no solo trata sobre las torturas y experimentos de los nazis en contra de civiles inocentes, en muchos de los casos niños, si no que toma la idea como partida de un excelente análisis del comportamiento humano: el trauma que puede hacer que la víctima añore con todo corazón tener el papel de victimario y repetir todo lo vivido, creando una cadena cíclica interminable, cual aprendiz de maldad y futuro maestro. Un infierno contado en algunas veces con la voz en off de Angelo (David Stuts), cual conjunto de versos de la más hermosa y malévola poesía jamás creada.

martes, 2 de mayo de 2017

Suffragette (2015)

Ninguna nominacion al Oscar.

Infumable bodrio. El tema que en teoría daba para ser un informativo y veraz documental sobre el largo recorrido de las mujeres británicas en búsqueda del derecho al voto y por ende a tener los mismos derechos que los hombres resulta ser un drama tan convencional que cae en el aburrimiento muy rápidamente. 

Lo peor de todo es que no logran llegar al espectador, infundirles sentimientos y emociones, todo lo ocurrido es muy lineal y el desarrollo es plano. En cuento al elenco: Carey Mulligan muy mediocre como protagonista, Helena Bonham Carter en uno de sus peores papeles y Meryl Streep tan sobrevalorada y ridícula con aquella imitación de acento inglés. No entiendo por qué la historia se esfuerza en centrarse en la personaje de Carey Mulligan, siendo que no aporta nada en la historia, en vez de enfocarse en aquella mujer que con su suicidio consiguió obtener la atención del mundo entero y sobretodo la concientización de género.

lunes, 1 de mayo de 2017

Aftermath (1994)

Ninguna nominacion al Oscar.

Su visionado es una experiencia de aquellas, un conjunto de escenas mórbidas que gracias a su realismo logra causarte muchas emociones y sentimientos negativos. Es imposible mantenerse indiferente durante y luego de presenciar aquella locura y no preguntarse si en algún momento, si en algún lugar del planeta, pasa o pudo pasar lo ya visto.

Solo 31 minutos bastaron para hacer que el espectador se sumerja en un pantano terrorífico e indescriptible que puede ser el mismo infierno terrenal. La crudeza de las escenas, la perfecta fotografía y las tomas de la cámara hacen posible que no se necesite dialogo alguno para presentarnos un producto de calidad, inolvidable e incomparable.

Ahora sí, centrándonos en la historia y sin hacer mucho spoiler, nos presentan a un tipo sin nombre que aprovecha su posición de doctor para robar órganos de muertos para luego dárselos a su perro como alimento y que al saber que no hay nadie que lo mire decide empezar a tener sexo con una muerta, dando cabida a sus más bajos instintos.

domingo, 30 de abril de 2017

It (2017)

No es por ser exagerado pero It es uno de los mejores remakes que se han podido realizar en la historia del cine, su superioridad con respecto a la versión de los años 90 es increíble, no solo resulta ser mucho más entretenida, sino que también es más terrorífica gracias a muchos detalles que se no omitieron como en la versión anterior: violencia gráfica, sexualidad y gore.

Si analizamos la película en cuestión de entretenimiento, es un placer y una excelente opción para verlo acompañado, preferiblemente con tus amigos. Es imposible no agarrarle cariño a cada integrante de aquel grupo de niños llamado estúpidamente por ellos mismos “Los Perdedores”, especialmente el personaje del niño con lentes, estupendo, capaz de robarte muchas carcajadas con sus terribles ocurrencias y el personaje de la niña (Sophia Lillis), que no solo cautivó a sus compañeros del grupo sino también al público, siendo posiblemente el inicio de una carrera prometedora y brillante. 

Con respecto al Terror, Bill Skarsgård sorprendentemente logra ser un Pennywise más aterrador que el personificado anteriormente por Tim Curry, gracias a los efectos visuales que lo hicieron ver brutalmente perturbador, imposible olvidar aquella boca llena de filosos colmillos. Esta vez sí hicieron ver a It como un ser poderosamente casi invencible, tan parecido al de la novela escrita por Stephen King.

sábado, 29 de abril de 2017

Straw Dogs (1971)

1 nominacion al Oscar.

Las películas de Tarantino son un juego de niños comparados a esta genialidad llamada Straw Dogs, el nivel de violencia que se muestra es hasta escandaloso y no tanto por mostrar sangre de manera gratuita sino que es un excelente ejercicio de lo enfermo que estaba la sociedad en los 70, donde uno no podía escapar de la violencia y sin querer termina siendo parte de ella, ya sea como único medio de sobrevivencia o como mera venganza. Esta película es terror puro con mórbidos toques de Explotation.

Haciendo un análisis exhaustivo de esta genialidad se puede deducir muchas cosas: por más apacible que resulte un pueblo, al final puede resultar ser un infierno terrenal, con los habitantes más nefastos y deleznables que pueden existir; el personaje de la esposa del norteamericano (Susan George) en medio de su estupidez, les dio cabida a los degenerados que trabajaban en su casa, especialmente en dos escenas: cuando baja del auto mostrando su ropa interior y cuando se dirige al baño con el torso desnudo sabiendo que las ventanas estaban abiertas; el personaje del norteamericano (Dustin Hoffman) si bien es cierto siempre fue un cobarde (¡Carajo!, ves que todo el pueblo es hostil contigo y miran a tu esposa con ojos de lujuria y no te mudas de esa mierda, es increíble) al final terminó siendo hasta más brutal que sus agresores, al final no pudo escapar de la violencia de su país y terminó siendo parte de ella en el extranjero.

viernes, 28 de abril de 2017

Jesus Christ Vampire Hunter (2001)

Ninguna nominacion al Oscar.

¿Vampiros que asesinan lesbianas? ¿Jesús renace con la misión de exterminar vampiros? ¿A quién mierda se le ocurrió que eso podría ser el fin del mundo? Cultos lectores, amigos cinéfilos y seres humanos en general, Jesus Christ Vampire Hunter es una de las peores películas de la historia del cine. Es mala por donde se le vea: guion flojo, estúpido y sin pies ni cabeza, los peores actores que han podido existir, una banda sonora lamentable y efectos visuales vergonzosos. Esta película de Serie B con tintes de comedia absurda es imposible que logre ofender a alguien (creyente o no). Déjenme confesarles que después de todo lo ya mencionado, logra ser entretenido y hasta inolvidable (una lección de cómo NO hacer cine). Su visionado es obligatorio para todo aquel devorador de experiencias.